Menu

MICROPIGMENTACIÓN

 

 

¿QUÉ ES LA MICROPIGMENTACIÓN?

La micropigmentación es una especialidad estética cuyo objetivo es corregir, modificar, embellecer y equilibrar de forma semipermanente determinados rasgos. Es un tratamiento, en el que introducimos pigmento en la piel, entre la epidermis y dermis

¿CUÁNTO TIEMPO SE MANTIENE EN BUEN ESTADO?

Dependiendo del tipo de piel, técnica, localización y pigmentos, el resultado puede variar entre 6 y 18 meses. Es aconsejable al menos una revisión a los 12 meses, para valorar el estado de la micropigmentación y decidir cuándo realizar un repaso.

 

 

¿QUÉ ES EL MICROBLADING?

Es un novedoso tratamiento de belleza que permite tener unas cejas perfectas mediante la técnica del maquillaje semipermanente realizado pelo a pelo, permitiendo modificar la forma y el color de la ceja. Está recomendado para personas que por alguna razón quieren aumentar la densidad de sus cejas de la manera más natural posible.

Por ejemplo, personas que por problemas de salud, estrés o problemas hormonales hayan tenido pérdida de vello en las cejas, o simplemente tengan las cejas despobladas y le gustaría que le hicieran una reconstrucción de las mismas.

En el caso de personas que tienen poco volumen en las cejas, el microblading hace el relleno de la ceja entera aumentando así el volumen de las mismas.

                       

 

Esta técnica de pelo a pelo, proporciona un aspecto mucho más natural a las cejas, ya que dibuja cada pelo

Los pigmentos tienen que ser naturales y el color se debe adaptar a cada cliente para dar así más realismo en el trabajo. 

La base para elegir la pigmentación es siempre el cabello, los ojos y la piel.

 

¿CUAL ES LA DIFERENCIA ENTRE MICROPIGMENTACIÓN Y MICROBLADING?

La principal diferencia entre los dos tipos de micropigmentación es la siguiente:

Con la micropigmentación tradicional se consigue un aspecto menos natural, dejando los pigmentos más ásperos y gruesos.

La técnica del microblading se hace con más precisión y los pelos son más reales y naturales. Es más superficial que la micro ya que los pigmentos se queda en la epidermis. 
El efecto que se consigue es el de una mirada más limpia y profunda aumentado así la belleza del rostro.

MICROPIGMENTACIÓN ONCOLÓGICA: REPOBLACIÓN DE CEJAS Y PESTAÑAS

Estos tratamientos pueden aplicarse a pacientes de ambos sexos y de cualquier edad que hayan sido diagnosticados con cualquier tipología  de cáncer y que vayan a ser tratados con quimioterapia.

El tratamiento de quimioterapia implicará la pérdida del cabello de la cabeza y del pelo en cejas y pestañas. Con la repoblación óptica de cejas y pestañas mediante micropigmentación lograremos que el rostro del paciente mantenga las líneas que dan estructura y equilibrio al óvalo facial. Gracias a esto, el paciente mantendrá un aspecto de “normalidad estética” durante el proceso de quimioterapia, evitando incómodas preguntas en su entorno, consiguiendo intimidad y autoestima y mejorando con ello su predisposición a afrontar su tratamiento con éxito.

Estas técnicas deben ser informadas al paciente, desde el principio de su diagnóstico de cáncer, ya que deben ser aplicadas siempre antes de iniciar la quimioterapia, para emplazar la micropigmentación en la misma área donde, tras finalizar la quimioterapia, volverá a nacer el pelo de las cejas y pestañas.

La micropigmentación para la repoblación óptica de cejas y pestañas necesita de la aplicación de muchas maniobras con varias agujas y distintos tonos, y sólo se pueden realizar por profesionales muy experimentados que hayan adquirido una gran destreza, precisión y conocimiento.

MICROPIGMENTACIÓN ONCOLÓGICA: RECONSTRUCCIÓN DE AREOLAS MAMARIAS.

Dentro de la especialidad de la micropigmentación oncológica, la aplicación más reparadora es la reconstrucción óptica de la areola mamaria.

Los pacientes que después de vencer un cáncer de mama, y tras someterse a una mastectomía y posterior reconstrucción de la mama y pezón mediante cirugía plástica, son remitidos por especialistas médicos del área de oncología a los especialistas más experimentados en micropigmentación, para que nosotros pongamos el punto final al proceso reconstructivo mediante una micropigmentación de la areola y el pezón.

Estas técnicas reconstructivas deben ser informadas al paciente, desde el principio de su diagnóstico de cáncer para aumentar la autoestima del paciente y mejorando con ello su predisposición a afrontar su tratamiento con éxito.

La micropigmentación en la areola y pezón necesita de la aplicación de muchas maniobras distintas y de varios tonos, y sólo se pueden realizar por profesionales muy experimentados que hayan adquirido una gran destreza, precisión y conocimiento.